Usa tu cuerpo para cambiar tu estado de ánimo

Share on facebook
Share on email
Usa-tu-cuerpo-para-cambiar

Usa tu cuerpo para cambiar tu estado de ánimo

Cómo usar tu fisiología para cambiar tu estado de ánimo

En ocasiones no es nada simple desprenderse de un estado anímico desapacible.

El estado anímico semeja estar tan arraigado que mudar tus pensamientos y meditar en cosas positivas no marcha.

¿Por qué razón es esto? ¿Por qué razón ese estado anímico es tan resistente al pensamiento positivo?

Bueno, las 2 piezas claves en un estado anímico son

Psique – tu pensamiento (imágenes mentales y el diálogo interno)

Cuerpo – tu fisiología (toda y no solo tu postura).

Cada una de ellas nutre a la otra y sostiene o bien fortalece el estado anímico. Esto quiere decir que debes cambiar cada uno de ellos de ellas para asegurar que tu cambio de humor te dura.

La mayor parte procuran quitarse un estado anímico negativo comenzando por cambiar los pensamientos. Nos imaginamos cosas positivas y nos decimos a nosotros mismos:

piensa de forma positiva, anímate, cálmate, que puedes vencer esto, mira el lado bueno de las cosas.

Mas si se trata de un fuerte estado anímico negativo o bien si se ha “arraigado” a lo largo de horas o bien días esta clase de pensamiento positivo no tendrá mucho impacto.

La fisiología de tu estado anímico es demasiado poderosa.

El paso inicial es físico

primero convertir tu fisiología y después ocuparte de tu pensamiento.

El cambio del estado anímico es considerablemente más simple así. Las formas más veloces de sacudirse un estado anímico negativo es convertir tu “físico”, tu fisiología. Cambia de postura, de expresión facial, tu respiración, tus movimientos, la tensión muscular, etcétera

Y deja el pensamiento positivo (valioso, no cabe duda) para después.

5 consejos físicos

1. Afloja

Con este procedimiento veloz cambias tu fisiología tanto como resulte posible. Y marcha mejor si te mueves en vez de sencillamente mejorar tu postura. Afloja los músculos y la postura caminando alrededor, y mueve los brazos y los músculos. Trata de conseguir una postura opuesta a la negativa lo más de forma rápida posible.

Si estabas sentado en silencio, ponte de pie y muévete con energía. Si estabas paseándote de una forma agitada, quédate apacible sentado o bien recostado y ralentiza tu respiración, o bien pasea en torno a una forma de forma deliberada lenta.

Este aflojamiento allana el camino para otros cambios físicos y mentales. Marcha pues se interrumpe físicamente el ciclo de mente y cuerpo alimentándose entre sí en un ciclo de negatividad.

Aflojar no está desarrollado a fin de que te deshagas del estado anímico negativo. Sencillamente rompes el nudo entre la fisiología y el pensamiento. Esto causa que sea más simple mudar tu forma de meditar.

2. Siéntate menos, muévete más

Estamos sentados demasiado tiempo.

Muchos se pasan sentados 6 o bien más horas al día (en el trabajo, en el turismo o bien en el sofá).

Nuestros cuerpos evolucionaron para estar físicamente activos la mayoría de nuestras horas de vigilia…

…pero esto ya no se amolda a la vida moderna.

O bien quizá la vida moderna no es capaz para psiques y cuerpos sanos.

Todo esto realmente nos hace estar cansados, causa problemas médicos, y no eleva los estados anímicos. Si no estás persuadido equipara de qué forma te sientes en días en que te mueves un montón con los que pasas bastante tiempo sentado.

¿Persuadido? Puesto que vamos a ello…

  • ¡Fuera de la silla y muévete dos minutos cada hora! Si tu trabajo requiere que estés sentado a lo largo de largos periodos (centros de llamadas de atención al usuario, oficina, cajas de supermercados, por servirnos de un ejemplo) hazlo al ir al baño o bien cuando vayas a tomar agua y relaja tu postura y compensa la carencia de actividad tras el trabajo.
  • Erguirse más que sentarse. Aun en las ocupaciones precedentes por norma general es posible alternar periodos de pie con estar sentado.
  • Verifica y ajusta tu postura cada hora más a menos hasta el momento en que una buena postura se transforme en la regla. Trata de sentarte cara el borde delantero de la silla. Arquea la baja espalda. Siéntate derecho en sitio bajo y encorvado.
  • Tira tus hombros deja que el cuello se extienda y eleva suavemente la barbilla. Imagina que un hilo tira de la coronilla de tu cabeza cara arriba y tenuemente cara delante.
  • Mira a tu alrededor más, especialmente si empleas una pantalla de computador. Esto relaja los músculos de los ojos, por el hecho de que llegan a mudar el foco, y ayuda a sostener los músculos de los hombros sueltos. Y te recuerda que hay más vida que ese pequeño planeta enfrente de tus ojos.

¿Estar sentado menos tiempo verdaderamente afectará mi estado anímico?

Hay un sinnúmero de estudios que sugieren que lo va a hacer. Mas la mejor prueba es que lo hagas por una semana o bien 2 y ver de qué manera marcha para ti.

3. Anda como un pequeño

Mira de qué forma andan los pequeños sanos. Y equipararlo con el otro extremo: de qué manera pasean un sinnúmero de personas de edad avanzada.

El pequeño sano pasea con un muelle o bien un rebote en su paso, brazos oscilantes, mueve las piernas desde las caderas, con la cabeza erguida y mirando a su alrededor. En el otro extremo bastantes personas mayores no pasean, arrastran los pies, con pequeños pasos que parten de las rodillas, apenas levantan los pies y con la cabeza cara abajo. (Y, tras un primer boceto de este artículo me fui a dar un camino durante la playa de Las Moreras y vi un montón de salvedades hermosas a esto).

De qué forma andamos tiene un fuerte impacto en nuestros sentimientos. Cuando estamos felices y entusiastas andamos con vitalidad y con “rebote”. Las personas deprimidas dejan que su postura se colapse. Arrastran los pies mirando al suelo.

Y el modo perfecto de caminar de la mayor parte de nosotros está en algún sitio en el medio.

Caminemos…

  • Equipara el efecto de diferentes posturas para persuadirte a ti. Pasea tal y como si estuvieras depresivo o bien de edad avanzada que he descrito previamente a lo largo de unos cinco minutos. Ahora pasa unos minutos caminando de una forma diferente, como de pequeño. Observa el impacto en tu estado anímico.
  • Desarrolla un mejor estilo al pasear. Anda un tanto más veloz. Trata de sostener un ligero rebote o bien muelle en tu paso. Mueve las piernas desde las caderas. Balancea tus brazos.

Al pasear mira a tu alrededor y sobre ti en vez de al suelo.

No es preciso que hagas esto todo el tiempo. En un inicio hazlo solo a lo largo de periodos cortos día tras día. Conforme descubras cuánto mejor te hace sentir vas a hallarte haciéndolo más veces sin darte cuenta.

4 Canta… ¡en voz alta!

Consigo miradas extrañas si sugiero que la mayor parte de las personas que cantan en voz alta se sienten bien. Y en especial en el norte de Europa, donde están muy inhibidos sobre ese género de cosas.

No obstante, el canto es un cambiador de humor instantáneo. Y poderoso, asimismo.

Ahora, ya antes de saltarte este paso y pasar de manera rápida al siguiente consejo, que te veo…, no debes ser peculiar al cantar para mudar tu estado anímico.

  • Puedes cantar cuando estás solo en casa, por servirnos de un ejemplo. Y al conducir es una enorme ocasión de cantar en voz alta.
  • Puedes cantar muy suavemente cuando sales a dar un camino al parque o bien al campo.
    Experiméntalo. Dedica 5 o bien diez minutos cantando canciones felices, sobre todo con un ritmo vivo, y observa de qué forma cambia tu estado anímico.
  • Escoge canciones asociadas con gratos recuerdos, puesto que esto causa que el cambio de estado anímico sea todavía más potente puesto que estás usando la conocida y eficaz técnica de anclaje de la PNL.

Un beneficio auxiliar de cantar en voz alta es que bloquea la conversación interna de uno mismo Y charlar con uno mismo interiormente es como muchos de nosotros sostenemos esos estados anímicos negativos. ¿El tarareo tiene exactamente los mismos beneficios? Sí. No es tan poderoso como el canto, mas es muy posible que lo utilices con más frecuencia, con lo que podría ser una buena forma. Date una ocasión mientras que te diriges a trabajar, cocinar, en el gimnasio, o bien en cualquier sitio.

5. Ojos sonrientes

Este es bastante sutil. Es más simple probarlo que explicarlo verbalmente mas ahí va, de todas y cada una maneras, y es posible que debas “jugar” con esto a lo largo de unos días para reconocer su poder.

He aquí cómo:

  • Sonríe aun si no charlas de verdad. Y no, no solo con su boca: sonríe con toda la cara y sobre todo con tus ojos.
  • Ahora deja que se mitigue tu sonrisa… muy poco a poco, mas no totalmente …
  • … Y mantén ese último vestigio de la sonrisa.
  • Cuando tu sonrisa incluye tus ojos hay un arrugamiento de los músculos del párpado inferior. Eso es lo que debes sostener, arrugando los músculos de forma inmediata bajo los ojos.
  • Si sostienes ese “arrugar” todo el tiempo, ¡ya tienes ojos sonrientes! Realmente es una ‘sonrisa invisible’ pues si lo haces bien es prácticamente inapreciable.
  • ¿Deseas hacer este trabajo todavía mejor? Virar levemente las comisuras de tu boca cuando sonríes con tus ojos.

Haz esto cuando menos cada hora a lo largo de un día o bien 2. Hallarás que no es moco de pavo estar de mal humor o bien irritable si se sostiene esta sensación.

Haz que funcionen para ti

Estas técnicas físicas son herramientas para sentirse bien. Y pueden ser integradas en tu vida diaria, puesto que no debes parar de hacer lo que haces para emplearlas.

El cambio de estado anímico resultante es notable, mas no dura bastante tiempo al comienzo.

Con lo que deberá practicar las técnicas hasta el momento en que se vuelvan frecuentes. Mas cuanto más las empleas más te favoreces de ellas.

Y de esta forma generan su motivación.

Lorena Exposito

Lorena Exposito

Entrenadora Postural

Si quieres, puedes dejar un comentario

Lorena Expósito

Lorena Expósito

Entrenadora postural, trabajo tanto el área deportiva como el área terapéutica, con la finalidad de llegar a conseguir que la mujer realce su belleza, tanto interna como externa.

Entradas recientes

Presentación de la Web

Reproducir vídeo

Deja que te aconseje:

Ropa de Yoga para mujer

Libros de Yoga en español

Accesorios de Pilates

Libros de Pilates en español