Masaje Sueco

Tabla de contenidos

Masaje sueco


Agobio, dolor de espalda, tensiones, mala circulación… todos estos males tan comunes en nuestros días se pueden solucionar con un buen masaje sueco, la versión más tradicional y eficaz de masaje terapéutico.

Qué es un masaje sueco
El masaje sueco es un género de masaje cuya primordial finalidad es quitar las tensiones y reafirmar músculos y articulaciones. Su efecto tonificante y relajante favorece la circulación sanguínea y linfática y la supresión de elevado número de toxinas, además de esto asimismo ayuda al cuerpo a rencontrar su equilibrio natural.

Esta clase de masaje es el más frecuente para relajar tanto el cuerpo como la psique. Se caracteriza por el hecho de que una gran parte de los movimientos que realiza el profesional se efectúan en dirección al corazón, y asimismo se usa de forma pasiva y activa las articulaciones para prosperar el bienestar del paciente.

Per Henrik Ling y los orígenes del masaje sueco
El masaje es tal vez una de las técnicas curativas más viejas del mundo: hunde sus raíces en las civilizaciones china, egipcia y también hindú, mas, sobre todo, en la greco-romana. Inspirándose en todas y cada una , el médico sueco Per Henrik Ling (mil setecientos setenta y seis-mil ochocientos treinta y nueve) creó un completo sistema de ejercicios físicos con el propósito de corregir y robustecer las deficiencias anatómicos conocido como ‘sistema Ling del movimiento’, que combinaba ejercicio, masaje y sauna.

Para desarrollar su técnica, Ling se inspiró en sus grandes conocimientos adquiridos en anatomía, educación física, esgrima y en su convencimiento del poder del pensamiento sobre la psique. Y para probar la eficiencia de sus descubrimientos se resolvió a fundar en mil ochocientos catorce en Estocolmo el Royal Gymnastics Central Institute.

Si bien debió pasar un siglo a fin de que su trabajo fuera absolutamente reconocido y sus técnicas empleadas, primero en E.U. y, después, en Europa. En nuestros días, la mayor parte de las modalidades de masaje terapéutico occidental tienen su origen en el masaje sueco.

Primordiales beneficios del masaje sueco
Como va a saber ya cualquiera que lo haya recibido en sus carnes, el masaje sueco tiene no pocos beneficios. Acá tienes ciertos más importantes:

Activa la circulación sanguínea.
Acelera la circulación linfática y su efecto de drenaje.
Mejora el aspecto de la piel.
Incremento del tejido muscular, haciéndolo más firme y flexible.
Reduce el tejido graso, puesto que acelera su metabolismo al acrecentar la circulación.
El masaje asimismo actúa sobre el metabolismo –aumenta la cantidad de orina, por ejemplo– y las vísceras, en especial las del aparato digestible, ayudándolas a vaciarse.
Tiene un efecto sicológico positivo sobre el paciente, que se va a sentir más relajado y aliviado.
El masejo sueco está eminentemente indicado para…
Contracturas, atrofias musculares, esguinces y distensiones.
Inconvenientes de circulación, del sistema linfático, venas varicosas y arteriosclerosis.
Artrosis y escoliosis, dorsalgias y lumbalgias.
Estreñimiento.
Como complemento para tratamientos anticelulíticos.
Fortalecimiento y tonificación de los tratamientos deportivos.
Embarazo –si no es de riesgo– y postparto, si bien es conveniente aguardar a la llamada cuarentena.
Estimulación de la salud generalmente.
Mas desaconsejado si padeces…
Enfermedades de la piel y del pelo.
Inflamaciones agudas con enrojecimiento, calor, dolor, etc..
Infecciones y enfermedades hemorrágicas, tumorales, cancerosas y tuberculosas.
Traumatismos con herida abierta, fracturas y grietas.
Enfermedades vasculares o bien sospechas de que se padecen: tromboflebitis, flebitis…
Tras correcciones quirúrgicas de la columna.
Lesiones cerebelosas, enfermedad de Parkinson, cálculos de riñón, vesícula…
A lo largo de la fase aguda de las enfermedades reumáticas.
Úlceras internas y quemaduras.

Manos a la obra: de qué manera es una sesión de masaje sueco
El masaje sueco puede ser lento y suave, o bien robusto y tonificante, en función de qué estilo practique el masajista y de los objetivos que se persigan: no es exactamente lo mismo estimar sencillamente relajarse que actuar sobre una contractura, por poner un ejemplo.

Ya antes del masaje, el masajista te va a preguntar, en verdad, sobre tu estado general de salud y por qué razón estás allí: qué te duele, si padeces alguna alergia o bien enfermedad, embarazo, etc.. Se trata de una primera toma de contacto que asimismo sirve para apuntarle tus preferencias sobre la presión de los movimientos o bien sobre qué zona deseas que insista más (los masajes más demandados son los de espalda y cuello).

Después, te señalará dónde dejar la ropa y de qué forma tumbarte en la camilla –bocarriba o bien bocabajo–. Por norma general, el masaje se aplica sobre el cuerpo desnudo o bien en lencería (muchos centros disponen de lencería tirable para este menester), si bien se pone siempre y en toda circunstancia una toalla en la parte que no se trabaja.

La cabina asimismo ha de estar correctamente acondicionada: limpia, con una luz sutil y fragancia agradable, se puede aun poner música relajante de fondo. El masajista acostumbra a utilizar aceites aromatizados o bien alguna crema para asistirse en su labor.

La técnica del masaje sueco
Si bien la técnica del masaje sueco se ha ido puliendo, la base incluye exactamente los mismos movimientos que inventó el doctor Ling y que se deben ejecutar en un determinado orden, sin levantar las manos y con exactamente el mismo ritmo.

El masaje empieza con unos deslizamientos sedantes, para relajar, o bien por una fricción, para hacer que el cuerpo entre en calor. Entonces viene una maniobra en sentido centrípeto (cara el corazón) a fin de que la fluya la sangre y se renueve. Ahora se efectúan los amasamientos, con la intención de fortalecer y alimentar los músculos del cuerpo. La sesión se puede llenar con presiones, vibraciones o bien cacheteos y al final se aplican nuevos movimientos relajantes.

Si bien no se tiene por qué razón proseguir este orden, por norma general se empieza tumbado bocabajo y la primera cosa que se trabaja es la espalda. Después la parte posterior de cada pierna. Ahora, hay que darse la vuelta para masajear la parte delantera de las piernas, los brazos y finalmente el cuello y los hombros. Generalmente, una sesión dura entre cuarenta y cinco y cincuenta minutos, si bien se puede extender hasta los setenta y cinco-noventa minutos si deseamos algo más profundo.

Costos del masaje sueco
El coste de un masaje sueco cambia mucho, depende del sitio donde te lo des y del objetivo: no es exactamente lo mismo un masaje relajante que uno terapéutico, del mismo modo que no te van a cobrar lo mismo en un centro de estética que en un spa o bien un centro especializado, si bien, por lo general, no acostumbra a bajar de los sesenta euros.

Lo mejor si vas a hacerte un tratamiento, es adquirir un bono de por lo menos 6 sesiones, que acostumbra a salir más económico y más recomendable si de lo que se trata es de atenuar alguna enfermedad, conforme aconsejas los especialistas.