La ciencia de la meditación

Share on facebook
Share on email
Meditacion

LA CIENCIA DE LA MEDITACIÓN

» La vida moderna, que avanza al ritmo del progreso tecnológico, ha traído consigo grandes promesas de un planeta mejor. No obstante, en muchos aspectos, ha hecho recular al hombre a estados de deterioro mental y físico. Enfermedades como la úlcera y la hipertensión pueden atribuirse a las incertidumbres y tensiones de nuestro ambiente.


Debido a la imposibilidad de mudar la situación externa, es imprescindible volverse cara el interior de uno mismo para localizar otra forma de manejar las tensiones cada día. Existen muchas formas de supervisar tanto las reacciones físicas como las mentales y sicológicas, mas una de las más eficaces es la meditación.»

Patañjali definió la meditación como un fljo progresivo y prolongado de pensamiento dirigido cara un objeto determinado hasta su fusión con él. Este flujo de pensamiento puede concebirse con un movimiento rectilíneo que no se ve detenido por ninguna otra línea o bien pensamiento que interrumpa su continuidad.

Conforme Tart (mil novecientos sesenta y nueve), la meditación es una profunda pasividad conjuntada con consciencia. Con pasividad se refiere a la total suspensión de cualquier pensamiento y acción, de forma que la atención se vuelve a las experiencias interiores espontáneas.

Para Wollfolk (mil novecientos setenta y cinco), la meditación implica la focalización de estímulos indiferentes o bien asociados. De conformidad con la información que tenga el meditador, la experiencia va acompañada de sensaciones de serenidad.

Goleman (mil novecientos setenta y uno) conceptuó la meditación como una meta-terapia, esto es, un procedimiento que cumple los objetivos usuales de toda terapia, mas que en su último estadio lleva al individuo a un nivel más profundo.

Para Swami Satyananda (mil novecientos setenta y cinco), el propósito de la meditación es explorar las distintas zonas de la psique a fin de trascenderlas. Las diferentes técnicas meditativas asisten al individuo a purificar su psique y darle el reposo y la revitalización precisa para su funcionamiento conveniente.

Meditacion
Meditacion

La teoría psicoanalítica asevera que, de un modo o bien otro, todas y cada una de las experiencias pasadas determinan el comportamiento presente. Esta disciplina asimismo mantiene que los acontencimientos sensibles y mentales corresponden a cambios sicológicos y, en consecuencia, el organismo se modela conforme los sucesos de la vida. Además de esto, agrega que todas y cada una de las experiencias físicas y mentales se amontonan en el sistema inquieto. 

En exactamente la misma línea de pensamiento, existen muchas escuelas de sicología que se valen de la musculatura como una extensión del sistema inquieto a fin de delimitar los sucesos que han configurado el comportamiento de un individuo, y liberarlo de las tendencias que le han dejado traumas profundos.

Conforme Goleman (mil novecientos setenta y uno), este proceso de liberación de tensiones del sistema inquieto puede lograrse con la meditación, sin esmero o bien predisposición concreta.

Tart (mil novecientos sesenta y nueve), por medio de sus observaciones y la literatura médica existente, aseveró que la meditación daba los próximos beneficios: mayor habilidad para hacer en frente de las tensiones de la vida rutinaria y, por consiguiente, mayor serenidad; mayor sensación de unidad entre el cuerpo y la mente; mayor consciencia de las experiencias cotidianas; mejora de las funciones anatómicos y del sueño; y, finalmente, mayor capacidad para acotar en qué momento se está relajado y en qué momento no. El creador asevera que la meditación tiene asimismo indiscutibles efectos positivos sobre la salud mental, mas que no se dispone de suficientes investigaciones en este campo.

En verdad, las investigaciones se han centrado primordialmente en la fisiología de la meditación, y se ha logrado una extensa pluralidad de resultados. Esto puede explicarse por el extenso abanico de técnicas y experiencias de los sujetos estudiados. Mas pese a esta diversidad de resultados, los análisis fisiológicos de la meditación apuntan a una minoración del consumo de oxígeno, como a la supresión del anhídrido carbónico (Anand y Col., mil novecientos sesenta y uno).

En lo que se refiere a la resistencia eléctrica de la piel, en la que los niveles bajos se asocian con la ansiedad y los altos con la relajación, se ha descubierto que a lo largo de la meditación, estos niveles aumentan de forma rápida, llegando aun a superar los producidos a lo largo del sueño (Bagchi y Wenger, 1957; Wallace y Benson, mil novecientos setenta y dos).

Como una parte de una investigación sobre los efectos fisiológicos de la Meditación Trascendental, Wallace (mil novecientos setenta) efectuó análisis de sangre ya antes, a lo largo de y tras la meditación. El resultado descubrió que los niveles de lactato en sangre reducían sensiblemente al comienzo de la meditación, proseguían reduciendo a lo largo de la práctica, y después continuaban a una baja concentración. Se ha descubierto que los pacientes con ansiedad o bien neurosis sometidos a mucha tensión tienen altos niveles de lactato.

De exactamente la misma forma, y equiparados con individuos sanos, los pacientes con hipertensión muestran niveles más altos de lactato en sangre incluso estando en reposo. Pitts (mil novecientos sesenta y nueve) realizó una investigación sobre bioquímica de la ansiedad, y descubrió que se pueden inducir síntomas deseoso con inyecciones de lactato. Con lo que se refiere al patrón de las ondas cerebrales a lo largo de la meditación, Anand, Ghina y Singh (mil novecientos sesenta y uno) descubrieron que, a lo largo del reposo normal, los individuos mostraban una actividad alfa notable, y que a lo largo de la meditación aumentaba la duración y la amplitud de estas ondas. 

En contraste a otros géneros de meditación, como el Zen, en la meditación yóguica la actividad cerebral no se podía interrumpir o bien bloquear. Wallace y Benson (mil novecientos setenta y dos) asimismo descubrieron que las ondas alfa se acentuaban a lo largo de la meditación y que, en ciertas ocasiones, aparecían ondas theta. Aún existen muchas áreas en las que no se han estudiado los efectos de la meditación. En verdad, en la terapia sicológica se ha investigado poquísimo, si bien posiblemente la meditación resulte un buen complemento, puesto que la ansiedad es uno de los componentes determinantes de los desequilibrios mentales. 

» La meditación es una disciplina antiquísima, que resulta de mucha ayuda a todo el que la practica. De ahí que, sería recomendable estudiar sus efectos, y emplearla a nivel científico en áreas como la medicina, la sicología precautoria y curativa, como en las relaciones humanas. Mientras que se ahonda en este estudio, mismos podemos comenzar a hacer algo por nuestra salud física y mental: la meditación nos ofrece una nueva vida.»

Lorena Exposito

Lorena Exposito

Entrenadora Postural

Si quieres, puedes dejar un comentario