Pilates en casa

Share on facebook
Share on email
Pilates en cassa

Pilates en casa

Mi objetivo es aportarte herramientas prácticas que te asistan a transformar el hábito de cuidarte y hacer ejercicio en un modo de vida.

En el presente artículo vas a aprender de qué forma prepararte para comenzar a hacer pilates en casa y qué precisas tener en consideración para aprovechar al límite esta sesión.

Ventajas de hacer pilates en casa

Ciertas ventajas más señaladas son estas:

  • Tienes una mayor flexibilidad horaria y en cualquier instante libre puedes hacer una pequeña secuencia de movimiento.
  • No pierdes tiempo en desplazamientos.
  • Ahorras la cuota del gimnasio.
  • Puedes crear un espacio a tu gusto en el que relajarte, parar un instante a meditar y ser tu misma.
  • Pasar un instante en solitario te va a ayudar a conectar con tu cuerpo, con las sensaciones y pensamientos que se despiertan.
  • No precisas materiales costosos para hacer pilates, solamente una esterilla en la que tumbarte.

Desventajas de hacer ejercicio en casa y de qué manera minimizarlas

  • Existe el peligro de que al estar en tu casa, no te lo tomes tan de verdad, tal y como si te apuntases a un centro y siempre y en toda circunstancia lo dejes “para después”.
  • Para solucionar esto, especifica qué días y a qué hora harás ejercicio, de esta forma programarás tu psique para esto y te resultará más simple.
  • Tienes que respetarlo y organizar el resto de actividades en función de estos horarios, si no, siempre y en toda circunstancia priorizarás otras labores y vas a sentir que jamás es el instante.

Tu meta ahora es ser incesante.

  • Comienza haciendo sesiones breves que te asistan a afianzar el hábito y sean simples de encajar en tus horarios.
  • Las labores o bien los otros miembros de la casa pueden interrumpirte.
  • Aparca todo a lo largo de tu sesión de ejercicio y escoge instantes o bien una sala en la que puedas tener tranquilidad.
  • No sabes si lo haces bien. Recuerda que el movimiento ha de ser agradable y si sientes mareos, malestar o bien dolor debes dejarlos.

Es esencial que si tienes alguna lesión consultes con tu médico ya antes de comenzar un programa de ejercicio.

Preparando tu mente: un proceso interior

Precisamos deshacernos de muchas opiniones limitantes, que nos paralizan y nos hacen opinar falsamente que no vamos a poder.

Por poner un ejemplo, que para estar en forma hay que padecer y que el ejercicio es doloroso.

O bien que a las mujeres se nos da mal el deporte.

O bien que se precisan horas de gimnasio para lograr un cuerpo fuerte y sano.

Quizá las clases de educación física del instituto te dejaron un mal sabor de boca o bien tus visitas al gimnasio no han sido una experiencia agradable.

Como te comentaba en el presente artículo, debemos reconciliarnos con el ejercicio buscando actividades que gocemos y nos hagan sentir cómodas.

¡Vamos a re-descubrir el placer que produce el movimiento!

Vamos a entrar en un proceso de escucha, de conectar contigo misma a fin de que descubras lo que te marcha.

Y para esto que mejor que desde tu casa, desde un entorno apacible en el que te dejes ser genuina y cien por ciento .

Material preciso

A penas precisas material para hacer pilates en tu casa. Para comenzar solamente te invito a que te hagas con una esterilla.

Las colchonetas para pilates tienen un mayor grosor que las usadas en yoga para otorgar un mayor confort a nuestra columna y manos, o bien rodillas, en el momento en que nos apoyamos sobre ellas.
Como inconveniente, siendo más “mulliditas” producen inestabilidad en los ejercicios de equilibrio, lo que asimismo es interesante puesto que te forzará a activar la musculatura profunda de tu espalda y abdomen.

Más adelante puedes adquirir otros elementos que te van a ayudar a dar más intensidad y pluralidad a tus sesiones.

Gomas flexibles, círculo mágico o bien aro, pequeños pesos o bien el rulo de pilates.

Asimismo puedes aprovechar elementos que tienes a tu alcance como una toalla, la pared, una silla o bien las escaleras.

Emplea ropa cómoda que te deje moverte con libertad.
Un par de pantalones flexibles y una camiseta que te guste.

Emplear o bien no calcetines es opcional, a mi me agrada más trabajar descalza puesto que tengo más noción de de qué manera están trabando mis pies.

Si cuando estás tumbada sientes que tu cabeza oscila demasiado cara atrás, es recomendable que utilices un pequeño cojín o bien una toalla doblada para sostener alineada la zona cervical.
Ten siempre y en toda circunstancia cerca una botella de agua para sostenerte hidratada.

Crea un espacio para ti

Precisas un espacio en el que puedas tumbarte con los brazos abiertos sin localizar obstáculos.

Es esencial que sea un espacio sosegado puesto que el procedimiento pilates precisa de concentración y de que pongas toda la atención en tu cuerpo y tu respiración.

En él vamos a edificar un pequeño templo para ti. Un sitio en el que te apetezca estar.

Decora una esquina especialmente, puede ser una estantería, una mesa o bien cualquier otro mueble.

La idea es decorarlo con objetos sean singulares para ti, elementos que cuando los mires te produzcan alegría, confort, bienestar, que representen quién eres y te den fuerza para conseguir tus objetivos.

  • Pon velitas, o bien luces indirectas para crear una atmosfera de calma.
  • Decora con plantas o bien un jarro de flores, aumenta la energía de la sala.
  • Puedes emplear aromaterapia. Existen aceites esenciales que asisten a pensar, a activar tu energía o bien a adecentar el entorno.
  • Si te ayuda a concentrarte, pon música suave de fondo.
  • Escribe un mensaje positivo que conecte con tus deseos de cuidarte, de progresar, de ser tu mejor versión.

Mantén este espacio siempre y en toda circunstancia limpio y ordenado, va a ser tu cobijo.

Acumula la energía positiva que se lúcida

Tras hacer Pilates, acostumbran a despertarse sensaciones y pensamientos positivos que puedes apresar.

Cuando acabo mi clase me siento llena de energía, siento que todo es más simple y que puedo conseguir cualquier reto que me plantee.

Mi psique piensa con más calma, me siento más optimista y de mejor humor. Mi cuerpo está relajado. ¡Me siento agradecida!

Te invito a que tengas una libreta cerca para escribirlos.

Aprovecha ese estado de conexión contigo misma para meditar. Ciertas cosas que puedes anotar:

  • Ideas o bien reflexiones que hayan surgido a lo largo de o bien al acabar la sesión
  • Escribe un agradecimiento, valora lo que tienes en tu vida y da gracias por este motivo
  • Pequeñas cosas que te hacen feliz y que puedes añadir de manera fácil en tu vida. Por servirnos de un ejemplo, sentarte en un parque, visitar o bien llamar a un amigo o bien familiar, tomar un jugo de frutas, darte un baño relajante, ver una puesta de sol
  • Márcate un fin para el día que puedas cumplir

Y una cosa más, por favor, el móvil mejor apagado o bien en silencio.

Establecer esta pequeña rutina no solo va a mejorar tu forma física, si no que vas a sentir tu psique más apacible y enfocada cara tus objetivos.

Comparte tu experiencia en los comentarios, ¿has probado alguna vez a hacer ejercicio en casa? ¿Se te ocurre algún otro aspecto que debamos tener en consideración?

Lorena Exposito

Lorena Exposito

Entrenadora Postural

Si quieres, puedes dejar un comentario